21 ene. 2011










Nadie merece tus lagrimas, 
y si las merece nunca te hará llorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario